Excursión a Rótova Amaneció lloviendo y antes de empezar la excursión todo eran llamadas para ver si seguía con la convocatoria. Al final a las 9 eramos cinco excursionistas, y la lluvia.
Salimos y llegando a Rótova salió el sol. A partir de ese momento ni una gota. El día era fresco, ideal para caminar, la única pega el viento que soplaba en las zonas altas.

.


La excursión tiene varias cosas positivas: una que transcurre por senda en su mayoría y otra que las vistas son magníficas y van mejorando conforme se asciende. Es una senda en la que la presencia del Mar es una constante y por la zona interior se contemplan múltiples sierras, algunas tan emblemáticas como el Circo de la Safor, el Montgó , el Benicadell, el Monduver, etc.
íbamos tan agusto caminando que una vez alcanzada la cima de Pico de les Aligues subimos a otro que nos parecía mas alto. Comimos en la Font del Llibrells (un lugar delicioso con muy buena sombra) y de allí regresamos a Rótova donde una cerveza nos esperaba antes de comenzar el regreso a casa.
Un domingo diferente en el cual nos llevamos un sin fin de preciosas imágenes en nuestra retina.